Consejos para una alimentación saludable




¿Cómo tener una alimentación saludable?

Seguir una alimentación saludable y equilibrada es fundamental para la salud, energía y el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, así como para el desarrollo de los más pequeños. Por ello, ¡Tu Cocina te da una serie de consejos para que tengas una salud de hierro y te sientas completamente en forma!

¿Qué alimentos consumir?

La base de todo la encontramos en la pirámide de alimentos actualizada recientemente por la Sociedad Española De Nutrición Comunitaria. Se compone de 5 niveles, pormenorizados a continuación:

-En la base de la pirámide encontramos los hidratos de carbono: cereales, pan, pasta, arroz y patatas. Su consumo debe ser diario (4-6 raciones al día) y componen nuestra principal fuente de energía.

-En el cuarto escalón: frutas y verduras, se aconseja ingerir una 5 raciones al día. Contienen pocas calorías, sacian y nos aportan fibra y antioxidantes, además de la mayoría de vitaminas y minerales. En este nivel también se encuentra el aceite de oliva virgen extra, compuesto por grasas beneficiosas para la salud y con múltiples propiedades.

-En el tercer escalón: lácteos por un lado, se pueden consumir 2-3 veces al día y, por otro, legumbres, pescado, frutos secos y huevo, fuente de proteína y se deben consumir 1-3 veces al día alternando los alimentos.

-En el segundo escalón: embutidos y carnes rojas, su consumo debe ser ocasional y moderado, máximo 2-3 veces por semana.

-El primer escalón: lo componen la bollería industrial y azúcares refinados: son alimentos desaconsejables, aportan muchas calorías innecesarias y cuentan con un porcentaje alto de grasas saturadas, perjudiciales para nuestro organismo, por lo que su consumo debe ser muy ocasional ¡que no te engañe el marketing!

-En la variedad está la clave, ¡no comas siempre lo mismo, come de todo de una manera equilibrada!

Realiza 5 comidas diarias

Desayuno (el más importante, necesitamos energía para todo el día), tentempié, almuerzo, merienda y cena.

Toma menos cantidad de comida pero con mayor frecuencia,de este modo, te sentirás saciado, favorecerá la digestión por la ingesta de menos calorías y estarás lleno de energía para afrontar el día.

Es aconsejable comer menos cantidad de alimento en 5 raciones que comer una gran cantidad en 2 o 3 comidas, ya que conlleva la posibilidad de grandes ingestas (atracones) debido al tiempo pasado entre distintas comidas y provocará desequilibrios en tu organismo, además del riesgo de sentirse vacío y sin energía.

¡Bebe agua!

Otro aspecto fundamental es la hidratación, nuestro cuerpo se compone mayoritariamente de agua, por lo que es fundamental estar bien hidratado. Bebe agua, es la bebida que mejor calmará tu sed. Es aconsejable beber unos dos litros de agua al día, equivalente a 8 vasos.

Si realizas actividad física o llevas una vida ajetreada, la cantidad que debes beber de agua será mayor. No se debe esperar a tener sed para beber. El agua está compuesta por múltiples minerales, no aporta calorías y tiene múltiples beneficios, entre ellos:

  • Regula la temperatura corporal
  • Mantiene la piel hidratada y el cabello
  • Favorece la digestión
  • Evita la deshidratación
  • Es beneficiosa para huesos, músculos y órganos del cuerpo debido a la cantidad de minerales (calcio, magnesio…) que contiene.

¿Qué debe tener una alimentación equilibrada?

Para que una alimentación sea equilibrada, en las dos comidas principales (almuerzo y cena) debe haber siempre una porción de hidratos de carbono (menor si es la cena), proteínas y vegetales, así que un plato ideal deberá estar compuesto por:

¡Realiza ejercicio!

Por último, como recomendación para efectuar una vida saludable plena, de manera complementaria a realizar una alimentación equilibrada y saludable, la OMS aconseja llevar a cabo al menos 30 minutos actividad física diaria.

Cabe destacar que no tiene por qué ser actividad física de alta intensidad, por ejemplo un paseo a pie o en bicicleta 30 minutos a diario serían suficientes para tener unos hábitos de vida saludables.

Beneficios:

  • Mejora tu condición física
  • Fortalecemiento de huesos y músculos
  • Reduce los niveles de estrés, mejora la autoestima y aumenta la fluidez mental
  • Mejora la salud cardiovascular regulando la tensión arterial
  • Ayuda a mantener un peso saludable


facebook twitter pinterest google-plus